Aquí pensando un rato.

¿Que tan buenos somos?  ¿Creemos que somos buenos porque no hacemos nada malo? Nos pasamos la vida quejandonos, que hay sucio, que todo esta mal, que hay delincuencia, que hay niños que pasan hambre, que hay vagabundos pero alguna vez … Sigue leyendo

Toma mi mano.

Ësta historia… ¿ni siquiera ha empezado? ¨Me gustas pero…¨ ¨aun no estoy preparado¨ ¨necesito ocuparme de otras cosas¨ ¨es que no lo entiendes¨ ¨no estoy para eso ahorita¨ ¨ya lo deje claro¨   Es que, es que, ¡es que todas … Sigue leyendo

Quiero…

Hace poco, una persona que le guardo un sentimiento muy genuino me pregunto… ¿Qué quieres de mí?, me lo preguntaron dos veces, así habrá sido mi reacción de shock.

En ese momento me abordó un extraño sentimiento, me faltaban cada una de las palabras que conocía para hablar, me quedé muda, no sabía qué decir; en ese momento mentí, dije algo que ya había dicho, y creí que lo había solucionado.

Dentro de mí, sentía que estaba seca, que ya no quedaba nada, en ese momento olvide lo que sentía, olvide que sentí… Tumbada contando las estrellas que pegue en el techo, me di cuenta que faltaba una, jamás me había importado eso, pero ese momento en particular me di cuenta que faltaba, y me dio tristeza, sin razón ni motivo, me sentí mal por no haber hecho nada por esa estrellita que falto; y quizás no tenga nada que ver con lo otro, pero lo tenía todo.

Volví de nuevo a ese tono de voz que pregunto ¿qué quería? Y empecé arrojar una lista dentro de mi cabeza que decía…

Quiero viajar,
Quiero recorrer el mundo,
Quiero tener fuerza,
Quiero reírme a carcajadas,
Quiero ser alguien especial,
Quiero ser feliz,
Quiero estar tranquila,
Quiero tener paz,
Quiero dejar de pensar,
Quiero dormir a mi hora y tú a la tuya,
Quiero compartir películas,
Quiero (a veces) saber qué día regresarás,
Quiero que me abracen,
Quiero un helado y luego sentarme en una plaza,
Quiero verte triunfar,
Quiero saber que estás bien,
Quiero o creo que me gustaría ser parte de tus logros,
Quiero volver a enero,
Quiero ser incondicional,
Quiero tener un lugar,
Quiero reírme,
Quiero bailar,
Quiero ocupar un top dentro de lo más top life (bien a lo MTV en los 90)
Quiero saber más de ti,
Quiero saber que sueñas pues sabes que yo lo hago,
Quiero escucharte,
Quiero tomarme algo y dejar que pasen las horas,
Quiero poderte leer la mente,
Quiero que no hayan penas,
Quiero reparar tus piezas dañadas,
Quiero que creas en lo que perdiste,
Quiero cruzar mi camino con el tuyo,
Quiero me sigas inspirando,
Quiero compartirte mis estadías por el país,
Quiero no caer en repeticiones,
Quiero conocer esas cicatrices,
Quiero una colección de algos,
Quiero que creas,
Quiero que haya alguien,
Quiero acercarme un poco,
Quiero historias sin miedo,
Quiero mostrarte un lindo lugar,
Quiero compartir,
Quiero aprender,
Quiero presentarte a mí misma,
Quiero que te presentes a ti mismo,
Quiero escuchar como late el corazón,
Quiero estar cerca,
Quiero, es eso lo que quiero.

…Pero es tan egoísta querer y no saber, querer sin preguntar; somos tan raros en este tema, hacemos promesas, decimos cosas que no sabemos de dónde vienen, pensamos sin realidad, y al final todo esto puede estar mal pues esa frase pendeja de “la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida”, venga que es tonta, pero tan real que terminas odiándola con fuerza, tiene tanto de cierto que da miedo qué sorpresas pueden llegar, aunque todos los días estemos expuestos completamente a todo esto, a veces solo queremos imaginarnos que pase absolutamente todo lo que queremos en un caso; como ir a un juicio y sabe que lo ganaras porque tienes absolutamente todas las respuestas (creo que no es el mejor ejemplo, pero lo intento).

En estos días descubrí en las llaves de un carro un botón, y solo me provocaba tenerlo en el estómago; decía “Pánico”, quería imaginármelo y poderlo apretar cuando de verdad lo sintamos. En vez de presionarlo cuando se pierde el carro en el estacionamiento del Sambil, presionarlo cuando sintamos un colapsos emocional de vida o de lo que sea nos ataca, cuando nos sorprenda mucho la vida, o cuando necesitemos saber qué hacer, quizás también cuando queramos matar a las entidades bancarias y no sepamos llegar a Propatria, podría ser, pero no nos desviemos.

En fin, con todo esto del querer, del “quiero” lo que trato de decir es que el corazón es como una cajita llena de esas cositas que en intensamente nos dijeron que se llaman sentimientos, no todos son buenos lo aseguramos cada vez que la sociedad se derrumba, sin embargo cuando se siente en confianza, cuando se está feliz, todo es lindo, tranquilo, en paz, y muchas veces, por no decir la mayoría, queda vulnerable, se entrega así, sin más, sin saber que recibirá… Eso es algo que espero sinceramente alguna película me enseñe a controlarlo, porque me agarra fuera de base, o bueno solo una persona me ha detectado así y es extraño, es muy extraño y demuestra un poco de debilidad, cosa que definitivamente no demuestro haciendo Backsquat.
Así que la próxima vez que pasen por ese momento en que les pregunten “¿qué quieres de mí?” Solo vean dentro de sí mismo, y pregúntense que tan vulnerable están. Sobre todas las cosas sean sinceros, digan siempre lo que quieran, es importante no herir a los demás, pero con estas cosas jamás sabemos que buscamos o que pasara, así que solo intentarlo estará bien.

Yo… yo se que quiero, no exactamente lo se explicar… pero… creo que es lo que quiero…

De esos rompecabezas

Dentro de mis raros conceptos de vida que he generado, encontré un día, no recuerdo exactamente como, uno sobre rompecabezas; con el tiempo he estado modificándolo y haciéndolo un poco más mío, dándole un montón de vueltas, haciéndolo mas parte de todo y menos algo que solo aprecio.

 

Definirse a uno mismo es como un rompecabezas de esos que tienen millones de piezas y piensas que necesitas más de 30 días para poder armarlo, pero seamos sinceros, pasamos todos los días un poco de nuestra vida armándolo un poquito más, pues queremos descubrir que oculta cada pieza dentro de esa caja; una caja que tiene a veces todas las piezas, a veces están quebradas, a veces faltan algunas, otras veces las escondemos por temor a que no sepan utilizarla bien, a que la sigan dañando más, a veces las copiamos y guardamos la original porque sentimos que el cuerpo no da más, que ya no queremos que recojan el reguero, así que solo copias algunas piezas y recoges absolutamente todo, no dejas nada por fuera y echas el camino andar. Te das cuenta que mientras caminas encuentras piezas nuevas y encajas perfectamente, además, tropiezas y debes recoger a tu tiempo para levantarte sin que se vean las costuras, caminas por senderos que no sabías que encontrarías, y te sigue gente que no entiendes porque lo hace; pero se mantienen ahí y se mantienen con un extraño sentimiento que a veces no entendemos y solo caminamos más rápido para dejarlo atrás, para no arriesgar y así solo caminar. Pero caminar con precaución, caminar con pie firme, pues debemos cuidar detalladamente cada pieza de nuestro ser y no debemos pisar las de los demás.
3706-MLM4629018761_072013-O

Entonces, en el camino encuentras un banco, y en el banco hay compañía, y justo esa compañía tiene su rompecabezas con piezas que encajan a similitud con las tuyas, tienes ciertas piezas pérdidas que compartir, otras que puede enseñar cómo reparar, y otras que aunque no son copias, están tan desgastadas que te quieren mostrar que vale la pena una vez más, que se pueden arreglar, que vale el tiempo, que vale el momento, y que sobre todas las cosas vale la pena dejar de cambiar piezas y enmendar las que están, arreglarlas por tener tener una historia que contar, o solo robarte el truco y tu poder enmendar todas las demás.
Sé que es una filosofía extraña, pero es la mía; y por muy complicada que parezca, así es la vida misma. Nos pasamos años conociendo personas, olvidando otras, recordando unas cuantas, haciendo vínculos, amistades, hermandad, generando sentimientos, odios y hasta intentando querer ser parte de alguien, ser parte de esas piezas que están por armar. Y es que no nos importa de cuantas piezas estamos compuestos, deseamos tenerlas todas, deseamos más que caminar, queremos correr; queremos descubrir un poquito más allá, queremos encontrar y que quizás alguien nos encuentre.

 

Nos pasamos la vida buscando algo, nos pasamos una vida explorando más allá, nos pasamos la vida indagando hasta donde no debemos. Nos pasamos la vida en desaciertos, en triunfos, en caídas, en seguir, buscar nuevos caminos, perderse y volverte a encontrar, en intentarlo todo, en arriesgar, en no cerrar esa puerta que deseas abrir, en de verdad entregar lo mejor de ti; porque todas las personas no nos vemos igual que otras, no todos reaccionamos igual, y lo que guardamos en un pasado que nos pudo hacer daño, no podemos arrastrarlo para quienes desean darnos lo mejor de ellos, quienes sentimos que rompió una parte de nosotros no podéis arrastrarla para quien desea pegarlo; y aunque es lo más difícil que nos queda dentro, de algo debemos estar seguros, cuando hay algo distinto, cuando sentimos que podemos reír con confianza, cuando no nos da miedo ser tontos, cuando podemos cantar  fuera de la ducha y frente a alguien más, cuando solo algo pequeño cambio, cuando ese momento llega, es porque todas esas piezas que estas desbaratadas, desgastadas, todas esas piezas que no dan más; están a punto de cambiar, están a punto de empezar de nuevo, empezar con ganas, están a punto de empezar sin dañar nada que tenga que encajar.
Hay que solo caminar, solo sentir, dejar que te ericen la piel, pues quien lo logra, es quien te calma; así que no vale la pena arrastrar un sentimiento más, es como crear un color con pintura, si no tienes las medidas jamás quedara igual. Es sonreír, es sentir, es la vida que está esperando que tengas una nueva historia que compartir, que contar, arriesgar una vez más, explorar más allá de lo que ya tienes en mente, pues a veces improvisar te puede salir mejor que planear.

Porque es vida, y en vida nadie dijo que sería fácil vivir.

 

images

Buscando un Polo…

¿Se han preguntado alguna vez el tamaño del egoísmo?

¿Se han preguntado qué pasaría si…?
Quizás el ser egoístas jamás nos lo hemos preguntado nacemos con una dosis y a veces hasta pareciera  que hicimos la cola dos veces… Es horrible, lo sé. Y el preguntarse el típico “que pasaría si” suele en ocasiones ser tan increíblemente acertado que pasas días en la misma pregunta.
Vives buscando un prototipo de persona, que cuenta con características que solo tú entiendes anotadas, en una especie de pascualina mental, una persona que lleva lo necesario dentro de él para que pareciera que siempre ha estado ahí, una persona que cuando aparece aún no te lo crees y empiezas el famoso “qué pasaría si”
En esa famosa frase empiezas “qué pasaría si salgo con él” y resulta que estando ahí en una hora te das cuenta que de cierta manera es tu Polo opuesto, pero, no sabes cómo ya está haciendo check a toda tu lista mental, como si la conociera, ese ese tonto deseo que le pediste a las estrellas, a las 11:11, con pestañas, cuando golpeabas el codo, es lo que querías y no admitías. A las dos horas, sientes que movió casa hilo de tu fibra que esta desarreglado, se encuentra desempolvando todo lo que habías olvidado de ti y después de varias conversaciones y este pequeño encuentro encontró todas las puertas con su cinta de “no pase”, educadamente las guardo y descubrió un ser que nadie se había tomado la molestia en indagar, y es eso, te descubrió como la persona que siempre quisiste ser, descubrió algo y tú lo estas dejando. A las tres horas, ya no te importan las horas, ya sientes que su mirada te peina el alma, que las palabras te invitan a quedarte, y que definitivamente ese Polo que acabas de descubrir quieres que se quede, ese Polo que parecía opuesto definitivamente es el que te atrae…
Ahí empieza todo tu egoísmo humano, pues solo tienes tantos “Que pasaría si…” que olvidas el lugar de cada uno en el planeta, olvidas que no están en el mismo sitio, olvidas cada uno está muy lejos del otro y solo se lo pides prestado a la vida, se lo pides prestado al destino, porque descubres que hay conversaciones donde tocas con las palabras, descubres  conversaciones absolutamente divertidas apoyadas con imágenes, te asombras de que los juegos marginales se vuelven los juegos más divertidos, sonríes sin parar pues es un objetivo mutuo, un objetivo que no se planteó porque era sincero y venía desde adentro, un objetivo que valía cada hora de no sueño, cada minuto de batería y cada segundo de espera por escuchar el teléfono con un mensaje lleno de un chiste interno.

 

Entonces…

Qué pasaría si regresa…

Qué pasaría si se queda…

Qué pasaría si el habernos encontrado era exactamente la suerte de los dos, no el darle un “good luck Chuck” al otro…

Qué pasaría si pasa algo…

Qué pasaría si dentro de todo nos encontramos fuera de aquí…

Qué pasaría si busco buscarte y me dejas encontrarte…

Qué pasaría si nos volvemos exclusivos…

Qué pasaría si algún día lees este post…

Qué pasaría si intentamos algo tan raro como nosotros…

Qué pasaría si solo sentimos…

Qué pasaría si cambiamos lo que pensamos y aun aquí estamos…

Qué pasaría si regresas…

Qué pasaría si se acabamos con colecciones…

Qué pasaría si acordamos algo…

Qué pasaría si solo nos quedamos ahí…

Qué pasaría si te aseguro que cruzar la frontera vale cada kilómetro…

 

Y sin saber qué hacer solo te queda agradecer, hacerte la lista mental del “Qué pasaría…” y hasta quizás llorar mientras sonríes, pero sabes que no tienes nada por hacer, que la lo dicho se dijo, y lo hecho se guardó. Te quedas en tu tiempo, continuas con la rutina, aunque dentro de tu cabeza aun quieres un plan esporádico, aun juegas con secuestros, aun esperas que el teléfono suene porque te querían contar que salieron y no te molestaste por despertarte pues te hacen reír de principio a fin, aun quieres ese abrazo, aun quieres que te vean como la magnífica persona que habías olvidado que eras, aun quieres que sigan descubriendo que llevas dentro, aun quieres llevar chucherías que alegran tardes ajenas, aun quieres que piensen lo increíble que eres, aun quieres tratar de dar apoyo a un momento, aun quieres que ese mensaje que envías pueda alegrar un día difícil, aun deseas no terminar conversaciones, aun quieres convencer a tu Polo que el mundo es redondo y todos llegamos a un punto medio, aun quieres estar en el pensamiento de alguien como una hermosa persona, aun deseas descubrir lo oculto en la vida, aun quieres que te cuenten sobre canas, aun quieres spoilers sobre películas, aun quieres un cocoloco, aun deseas que tenga tiempo, aun quieres que te brinde de su tiempo para compartir, aun quieres ver sus ojos y sentir plenitud, aun quieres cantar en el carro, aun deseas esa “llamada de pa´ tras”.

 

En fin… aun quieres que a la lejanía sea más de lo que es, pides todos los días por su dicha y plenitud, rezas para que encuentre todo lo que desea, sonríes para que le llegue su felicidad; pero sobre todo, que alguien vea todo aquello que te falto, porque todos merecemos que alguien nos vea así, alguien que se arriesgue a descubrirnos como seres humanos, alguien que no le importe que pueda encontrar y aun se quiera quedar, alguien que solo quiera estar y no le importe que pueda encontrar…

 

Mientras tanto, aquí estamos buscando ese Polo que nos cautivó, ese Polo que quiero mantener cerca, ese Polo que brilla solo, ese, ese Polo que un le pido al osmosis…

 

Me avisan si encuentran su Polo, ya descubrí la existencia del mío…

Carta para quien la lea

asam041

 

 

Querida nueva asamblea:

Me alegra que se respire un nuevo aire en el país, me alegra ver manifestaciones de felicidad en venezolanos, me alegra salir a la calle y ver caras felices, caras que respiren, me alegra leer que amigos fuera del país piensan en regresar para ayudarnos a construir el país, en serio, se me llena el alma de saber que empieza un arduo trabajo en cada habitante de este territorio, porque somos eso un territorio lleno de habitantes no una “patria”.

Pero así como me alegro por esas cosas, quiero con el tiempo alegrarme de ver personas de la tercera edad conseguir medicinas, tener calidad de vida, que dejen de llorar por hambre, llorar porque no les alcanza su pensión, ver cómo solo disfrutan el paisaje mientras sonríen esperando su momento. También quiero alegrarme por sentir que reestructuramos un país, ponemos orden y dejamos de vivir en lo que por años escuchábamos como “el país de las maravillas”, que, si tenemos un país de maravillas, paisajes maravillosos, gente maravillosa, lugares para quebrar quijadas; pero si no lo trabajamos, no le ponemos ganas, no le damos el verdadero valor a cada maravilla seguiremos sufriendo los mismos errores.

Quiero alegrarme de que podemos ir y venir, podemos conocer y descubrir, podemos darnos lujos y hacer inversiones en el país, podemos apostar en nosotros, en nuestra tierra, en nuestro futuro y el por venir. Quiero que todas las personas que despedí regresen de vacaciones, una temporada o para siempre. Quiero que cada familia quebrantada se de el abrazo que los brazos le pide a gritos, que los amigos de toda la vida vuelvan a brindar por sus triunfos, éxitos, o solo porque si.

Desearía que se perdiera esa etiqueta de un color, toda la vida fuimos libres de pintar hasta fuera de la línea, deberíamos ser libres de ver todo tipo de colores en la gente, pues todos estamos aquí solo para sacar adelante un país que pide a gritos ayuda. Un país que ya está dañado, que tiene tantas zanjas y huecos, que cada mano, no importa su color o tendencia se necesita para la construcción de este nuevo momento, la construcción de lo que seremos. Y créanme que incluyó a todos, hasta los que me robaron, en la denuncia les califican “habilidades y destrezas” las cuales tienen, y de sobra, así que necesitamos gente así, solo tenemos que saber llegarle.

En fin, quiero volver al país que mis padres me mostraron de punta a punta, un país transitable, un país para mostrar, un país que era más que la vista del Ávila, un país que todos sabemos que es montaña, playa, llano y medanos, pero eso, solo lo sabemos más no lo recorremos; un país que importa, un país que llega a cada rincón, un país de oportunidades, un país con futuro, un país de buenas noticias, un país con más aplausos que lágrimas, con más vivos que muertos, un país seguro, un país para crecer, soñar, creer, amar, enamorarse, un país con vida, un país con alma para seguir, con fuerza para continuar, con armadura para luchar y con la cara en alto para posicionarlo donde sea.

Dejemos atrás todo lo que nos daño, dejemos atrás el sufrir por “escasez”, la falta de vida, el futuro incierto, dejemos atrás el “diputado si no le gusta se va” y volvamos a la educación de casa, dejemos el caciquismo y volvamos a lo que éramos, a sembrar una cultura nueva, nuevas generaciones que nos representen, dejemos ese “amiguismo” para cargos y empecemos a formarnos, prepararnos como nuestros antepasados lo hicieron.

Basta de abusos, de incumplimiento de reglas, ineficiencia, impunidad, anarquía, sometimiento, división, odio, despedidas, malos servicios, comodidad, desprecio a los diferentes, favoritismo, insultos, y todo aquello que cada uno de nosotros hemos tenido que enfrentarnos en el día a día, basta de lo que éramos, basta de lo que fuimos…

Bienvenido a lo que seremos, bienvenido el trabajo y cambio, bienvenidos todos a una nueva historia, un nuevo país, un país con ganas, un país simplemente maravilloso, tanto como nuestra famosa “Alma Llanera”

PD: Recuerden como era la Asamblea antes, y aunque crean que estoy loca, el vicepresidente debería ser alguien afectó al gobierno (no Diosdado, el no) para eso de ser equitativos y democráticos, pero yo solo soy del 67% no diputada y por eso es solo mi opinión –Emoticón smile-.

De cuando se cumple años

04316-decorar-fiesta-cumpleanos-acuerdo-edad-agasajado

Nos pasa una sola vez al año, a veces deseamos que sean más veces porque queremos más regalos y que por un día todo el que nos conozca piense en nosotros, es como el día en que los sentimientos pueden ser absolutamente genuinos, y de verdad quien no te quiso felicitar no lo hará, lo cual está muy bien, así sabes que no lo felicitaras después Hahahaha

Total que, cuando uno cumple años es un raro evento, es como el año nuevo, haces una lista de cosas que harás en este nuevo año de vida, desechas todo lo que no hiciste él año anterior, y sin darte cuenta no hiciste nada y estas queriendo hacer lo mismo… Bueno agregas dos cositas mínimas y de lo que ya estás fastidiado no lo agregas más; por ejemplo: tratar de volver con tu ex -.-” el mal de todo ser humano, pero en el que todos caemos una vez (Its funny because its true)

Además de hacer la lista, te planteas como sería tu día, y no tienes ni la mitad de lo que querías en el día, te ves a ti mismo como la persona más linda, piensas en que ropa te pondrás, que usaras, que harás si te escribe tu crush… Y no nos engañemos, no haces nada de eso… Ojo, puede que sí, pero saben que jamás pasa como quieren que sea; o no consigues la ropa que deseas, o pasas todo el día metido en la cama, o tu crush solo te dice “Que tengas un buen día”.

Pero ya hablando con sentimientos y para que no digan que soy una heater que odio los cumpleaños (cosa que no es asi) les diré algo. Jamás en mis años de vida había llovido en mi Cumpleaños, yo no sabía qué hacer con mi día, me sentía hasta rara porque solo me pasaba por la cabeza ¿por qué carrizo llueve?… Pero como soy mujer, soy virgo virgo con luna en piscis (a lo mía astral) yo le tenía que buscar su significado, así que para los chinos, si ellos y sus vainas, es que el mundo te ayuda a limpiar el pasado y comenzar desde cero, me pareció raro, pero me dio hasta un fresquito en el alma (es una mariquera lo sé), así que continúe mi día.

tumblr_m7b832slhT1rrfu00o1_500

Con el paso de las horas, ya había descartado la lluvia y me di cuenta de algo más, cada vez que pasa el tiempo te asombras de la manera en que las personas pueden felicitarte, te sorprende como quien más querías que fuera la razón de su día solo te dice “estaré sumamente ocupado” te sorprende como la persona menos esperada llega con un regalo gracioso que va con tu personalidad, te causa extraño ver cómo cada personaje de tu día a día tiene su día programado y específico y sus felicitaciones ya te las hicieron llegar, además te das cuenta de que en pleno siglo XXI tus amigos fuera del país te envían mensajes y notas de voz con los que pasas todo el día llorando, pues te recuerdan y reafirman que no importa dónde estén ellos quieren estar ahí para ti.

Aunque este cumpleaños no fue exactamente como me lo imagine, y mucho menos me sentí como creí que me podía sentir, supe que la expectativa me sobrepasó la realidad; me di cuenta que si llueve en tu día y quieres salir a mojarte bajo la lluvia hazlo, que un día como ese debes recordar que jamás vale la pena las personas que un día te dan el cielo, otro día el aire y el otro solo olvidan lo que hasta ellos mismos quieren de sí mismos, que un día tan importante como venir a tratar de comerte el mundo debes solo vivirlo, debes solo llorar, reír, sentir, querer… Debes solo respirar y caminar, porque estás empezando de nuevo y ser nuevo siempre ha sido cool!

Así que… Feliz cumpleaños a mí, y larga vida que contar

IMG_3012